Los números de 2010


Los duendes de estadísticas de WordPress.com han analizado el desempeño de este blog en 2010 y te presentan un resumen de alto nivel de la salud de tu blog:

Healthy blog!

El Blog-Health-o-Meter™ indica: Wow.

Números crujientes

Imagen destacada

Alrededor de 3 millones de personas visitan el Taj Mahal cada año. Este blog fue visto cerca de 45,000 veces en 2010. Si el blog fuera el Taj Mahal, se necesitarían alrededor de 5 días para visitarlo.

 

En 2010, publicaste 3 entradas nueva, haciendo crecer el arquivo para 68 entradas. Subiste 3 imágenes, ocupando un total de 822kb.

Tu día más ocupado del año fue el 17 de noviembre con 260 visitas. La entrada más popular de ese día fue Porfirio Díaz, El dictador que también fue héroe..

¿De dónde vienen?

Los sitios de referencia más populares en 2010 fueran adelgazamos.com, es.wordpress.com, facebook.com, mail.live.com y tuenti.com.

Algunos visitantes buscan tu blog, sobre todo por hombre arbol, el hombre arbol, bajar de peso, enfermedades de la piel y mujeres hermosas.

Lugares de interés en 2010

Estas son las entradas y páginas con más visitas en 2010.

1

Porfirio Díaz, El dictador que también fue héroe. enero, 2010

2

Hombre Arból una muy extraña enfermedad enero, 2008
71 comentários

3

Vuelven a aparecer las verrugas en las extremidades del ‘hombre árbol’ diciembre, 2008
3 comentários

4

Bajar unos kilitos, se puede ?? enero, 2008
26 comentários

5

Mujeres hermosas julio, 2009
7 comentários

Mexico en el mundial ¿Patriotismo o Patrioterismo?


México en el Mundial, ¿patriotismo o patrioterismo? de La Banda “El fútbol nos une” reza un eslogan publicitario. Y no digo que esté mal, es bueno que se fomenten los deportes, y claro que nos sentimos orgullosos de ser mexicanos cuando alguien triunfa en nombre de nuestro país. Pero, ¿realmente tenemos de que sentirnos orgullosos en estos momentos, sólo porque un equipo va representar al país en un torneo deportivo?, sobre todo en estos momentos tan difíciles. Y ¿Por qué no nos sentimos igual de orgullosos, y nos reunimos a festejar cuando se trata de un logro académico o cultural?

“Los alumnos podrán ver los juegos de la selección en las escuelas primarias”, ¿qué se espera fomentar con esto? ¿Patriotismo o patrioterismo? Porque eso sí: que orgullosos nos sentimos cuando ganan, y no nos cabe en la boca el grito “¡Viva México!”, pero ¿y si pierde?: “mmm, como siempre”.

Preguntémosle a quien sea si cree que la selección va a ganar el mundial y mínimo obtendremos una risa, cuando no un “no mames”. Y entonces, ¿para que concentramos nuestra atención en algo para lo que estamos programados, desde el principio, para aceptar el fracaso? Y para mejor muestra: ya son varias las mueblerías que tienen la oferta: Si la selección gana el cuarto o quinto (dependiendo de la mueblería) partido, se te rembolsa el dinero de tu compra. Y bueno, las estadísticas no mienten, y obviamente las mueblerías no van a jugar para perder, pero que claro ejemplo de nuestra esperanza de superación. No será raro si en lo próximo sacan la promoción: su compra será gratis si el índice de ejecuciones desciende el próximo mes.

Y mientras, el IFE nos bombardea inmisericordemente con publicidad de mala calidad, tratando de convencernos a salir a votar, porque saben que podremos faltar al trabajo para no perdernos un partido de la selección aun cuando estemos seguros del fracaso; pero para votar como la pensamos porque: “todos son iguales, de todas formas nos van a chingar”

Si centrásemos nuestra atención en los asuntos realmente importantes, y esa pasión que despierta el fútbol la empleásemos en cuestiones que hicieran de México un mejor país, entonces si podríamos gritar con todo orgullo: “¡VIVA MÉXICO!”

HECF¡

Las Fallas del RENAUT, englobadas y digeridas


Las Fallas del RENAUT, englobadas y digeridas

Todo este desmadre de RENAUT comenzó hace unos años como una propuesta ciudadana. Esta propuesta era un plan de acción contra la inseguridad que incluía esto del RENAUT, pero este no venia solo, venia acompañado de otras medidas como obligar a las empresas de telefonía móvil a que todos los teléfonos celulares dentro de las áreas urbanas estuvieran conectados a tres antenas para poder triangular la señal (encontrar donde esta el celular, solo es posible cuando hay cobertura de tres antenas). Pero nuestros diputados solo quisieron hacer lo que todo el mundo se iba a enterar y los iba a aplaudir, el RENAUT.

El tiempo paso y el registro empezó, muy poca gente le hacia caso y la verdad a muchos les daba flojera. Entonces los diputados dijeron “Ay wey nadie nos pela, hay que chingar gente pa’ que nos hagan caso” y decidieron que las lineas de los que no se registraran antes del 10/Abr/2010 iban a valer gorro. Ya tantitos más se preocuparon.

Sigue leyendo

Porfirio Díaz, El dictador que también fue héroe.


La vida personal del general más conocido de la historia de México es también parte de la biografía de un país. El Porfiriato (1876-1911) es el único periodo nacional que lleva el nombre de un solo hombre. Odiado y alabado con igual pasión, a casi 100 años de su renuncia y exilio su contradictorio legado aún delinea a una nación.

En sus últimos meses de vida, estando exiliado en París, a Don Porfirio le daba por recordar Oaxaca. Era una remembranza casi monotemática. Probablemente se acordaba del Mesón de la Soledad, que fue testigo de sus primeros años de vida y donde vio la luz el 15 de septiembre de 1830, horas antes de que la capital oaxaqueña celebrara 20 años del inicio de la guerra de Independencia. Por eso, después le fue tan sencillo mover un día la conmemoración del grito (del 16 al 15) para hacerlo coincidir con su cumpleaños.
José de la Cruz Porfirio Díaz Mori, sexto hijo de José Faustino Díaz y Petrona Mori, padre criollo y madre indígena, pasó su infancia en el Mesón, al que llegaban viajeros de todos los rincones del país y a los que Don José y Doña Petrona atendían. Así, los primeros años del pequeño Porfirio pasaron con cierta comodidad económica. Nunca de cuna tan humilde como Benito Juárez (1806-1872) ni tan acomodada como Francisco I. Madero (1873-1913), personajes que enmarcaron el comienzo y el fin de sus más de 30 años en Palacio Nacional. Sin embargo con la temprana muerte de su padre, la situación económica de la familia Díaz Alori empeoró de manera significativa.

Poco se ha hablado de la importancia de Don José en el destino de su hijo, quizá porque falleció a causa del cólera cuando Porfirio tenía sólo tres años. Basta con saber que su padre fue nombrado capitán por el último general insurgente, Vicente Guerrero, al cual permaneció fiel hasta el final. Existe un pasaje revelador acerca del parecido entre padre e hijo: cuando Guerrero se encontraba preso en Oaxaca (1831), antes de ser fusilado, José Faustino Díaz intentó sin éxito escalar los muros del encierro para hablar con él. Misma cosa que logró un joven Porfirio cuando su mentor liberal, Marcos Pérez, se encontraba preso por el ejército de Santa Anna en el convento de Santo Domingo (1854).
Del seminario a la logia

La viudez no detuvo a Doña Petrona. Se hizo cargo del negocio de su difunto marido y, cuando ya no dejaba ni para comer, vendió sus fincas y se mudaron a un lugar más sencillo. En sus memorias, Don Porfirio decía que “su buen juicio y sus deberes de madre, le proporcionaron la manera de prolongar por mucho tiempo aquellos escasos recursos”. También se dedicó a hilar rebozos para costear los gastos de los cinco hijos que sobrevivieron la infancia.

Como era el mayor de los varones, Porfirio se convirtió en el hombre de la casa. Cuando tenía 13 años entró al Seminario Tridentino para estudiar el bachillerato. En Oaxaca, así como en otras ciudades, la educación todavía estaba en manos de la Iglesia, que seguía siendo una institución con poder en todos los ámbitos sociales, y Porfirio tenía un enorme lazo con ella. El primo de su padre y sacerdote, José Agustín Díaz (que llegaría a ser obispo), era su padrino y tutor. Por eso, el joven Díaz pasó los cinco años correspondientes al bachillerato en el seminario, y consideró la posibilidad de ordenarse sacerdote. Debido a sus contactos en el clero, el sacerdocio era una forma segura de progresar social y económicamente. Además, aunque mostraba una personalidad fuerte y decidida, estaba claro que lo espiritual no le era ajeno y que también le atraía , -aunque después pareciera lo contrario-.
A los 18 se hacía cargo del sustento económico familiar. Tenía muchas habilidades y una extraordinaria facilidad para los ejercicios físicos y las manualidades. Trabajó como armero, zapatero y carpintero; pero fue su labor como maestro particular de latín lo que cambió el curso de su vida. Porfirio había aprendido esa lengua durante su estadía en el seminario, y Marcos Pérez, un reconocido liberal, lo contrató para que fuera a su casa e instruyera a su hijo.

Sigue leyendo

Oymyakon ,la ciudad mas fria del mundo


La vida en la ciudad siberiana de Oymyakon es muy particular. La leche se reparte en estado sólido, en lugar de agua corriente se utilizan bloques de hielo y los escolares asisten a clases sólo si la temperatura no baja de los 52 grados bajo cero. Sin dudas, Oymyakon tiene muy bien ganado el título de la ciudad más fría del mundo.

En esta pequeña ciudad ubicada a siete mil kilómetros de Moscú, en la república de Yakutia, viven 2300 sufridos habitantes que resisten con tenacidad los fríos más extremos. El récord histórico se registró en 1926, cuando el termómetro marcó una temperatura de -72.1 grados Celsius. Y de hecho, durante los largos nueve meses de invierno en Oymyakon, es muy frecuente que el tiempo se mantenga alrededor de los 60 grados bajo cero.

Sigue leyendo

Tribu Korowai de Nueva Guinea


En un lugar recóndito de Nueva Guinea viven 4000 personas integrantes de la tribu Korowai. Los indígenas se ocupan mayormente de la caza y recolección, además de la agricultura. Se cree que posiblemente sean caníbales.

Viven en grupos de 10 o 12 personas en casas construidas en las copas de los árboles de la frondosa selva. Suben a ellas usando escaleras talladas en los troncos de los árboles.

Las fotografías fueron tomadas por George Steinmetz

Sigue leyendo