Mujer ciega, al ser quemada con ácido, decide aplicar el ‘ojo por ojo’


ojoxojoAmeneh Bahrami se quedó ciega en 2004 cuando un pretendiente despechado le roció la cara con ácido. Cinco años después, regresa a Irán para aplicarle la Ley del Talión al hombre que la dejó el rostro deformado y sin poder ver. La ley del “ojo por ojo” está permitida en su país y exige un castigo igual al crimen cometido.

Ameneh Bahrami, de 30 años, no perdona que un pretendiente, Majid Emovahedi, cinco años menor, le arrojara “ácido vengativo” en la cara y la dejara ciega y desfigurada de por vida. La mujer reclama “ojo por ojo, y diente por diente” y los tribunales islámicos de Irán le han dado la razón. Ahora está a la espera de poder viajar a Teherán y arrojar unas gotas –”no se si son cinco o diez las que puedo echar”, dice– en los ojos de su agresor para que se quede ciego el resto de su vida.

La pareja nunca tuvo una historia de amor, ni siquiera de amistad. La mujer, que estudiaba Ingeniería Electrónica en la Universidad de Teherán, recibió un día en su casa la llamada telefónica de la madre de Majid. Ameneh explica apesadumbrada con detalle cómo fue la conversación. “La señora me ensalzó con muy buenas palabras y, tras el preámbulo, me dijo que su hijo quería casarse conmigo. Yo me quedé atónita. No entendía nada. Le pregunté el nombre del chico y le respondí que no me sonaba de nada. La mujer me dijo que sí le conocía, ya que estudiaba en mi facultad”.

Sigue leyendo